Grupos
Experiencias
City stories
Ofertas
Destinos
A taste of Bruselas
Bruselas, Bélgica
De una ciudad capaz de exportar el mejor chocolate del mundo y las coles de Bruselas (el nombre no es casualidad) uno puede esperar cualquier cosa. La capital belga es una ciudad de contrastes que te dejará un buen sabor de boca.
Be txikitero, my friend
Bilbao, España

En Bilbao no hay parroquianos, hay txikiteros. Este es el nombre que se da a quienes consumen txikitos, un vasito de vino con el que se alterna en los bares. Be txikitero, my friend.

De Madrid al cielo(o eso dicen)
Madrid, España
Uno de los dichos más populares del refranero madrileño dice que solo hay un sitio mejor que Madrid, y es el paraíso. Ya que es difícil visitar este último, empecemos por el primero.
 
 
 

 

Ofertas y descuentos hechos a tu medida. 
¡Que me lo quitan de las manos, my friend!
Nuestros precios son buenos; nuestras ofertas, mejores. Tenemos descuentos increíbles pensados para ti. Descúbrelos pinchando aquí. ¡Ah! Y recuerda dejarnos tu email para ser el primero en enterarte de nuestras ofertas, eventos y aperturas.
Foodies
Donde fueres, bebe lo que vieres: historia del Marianito
Ver más
|
Cultura y arte
Cultura y arte
Categorias
Volver
Visitas imperdibles
Visita en Familia a Bilbao
04.03.2024

Si tienes planeada una escapada a Bilbao y vas con los más pequeños de la casa, que sepas que tu plan acaba de mejorar.

Ir con niños a Bilbao te hace abrir, aún más, el abanico de opciones de cosas que hacer y lugares que visitar.

En nuestro recorrido por la cosmopolita ciudad bilbaína vamos a pasarnos por grandes puntos de visita obligada y algunos lugares que ni te imaginarías visitar si no fuera porque vas con los reyes y las reinas de la casa. ¡En marcha!

 

Planazos con niños en Bilbao

El Monte Artxanda

No se nos ocurre mejor punto de inicio para vuestra ruta que subir hasta el Monte Artxanda. Tener a Bilbao a vuestros pies y mostrarle a vuestro pequeño todo lo que vais a ver a lo largo del día.

¿Cómo llegar hasta allí arriba? Por mucho que queráis cansar a vuestro hijo para que duerma bien, puede que hacerle subir el Monte Artxanda andando sea demasiado. Así que mejor coged el funicular en la Plaza del Funicular, que tiene salidas cada quince minutos.

Una vez en lo más alto del Monte Artxanda, además de las impresionantes vistas, contáis con parques infantiles y unas zonas verdes increíbles, lugar donde hacer un picnic o, si lo preferís, picar algo de la gastronomía bilbaína como unas rabas o un txuletón en uno de los mejores restaurantes de la ciudad: Txakoli Simón.

 

Museo Guggenheim
En todas las listas y las guías que has leído, seguro que coinciden con que este es el primer lugar que debes visitar, o al menos, uno de los primeros.

Y no es para menos, porquese trata de un símbolo tanto de la transformación urbanística de Bilbao como de su gran despertar cultural a nivel europeo y mundial.

Además de hacer a tus hijos flipar con el Puppy de trece metros y la araña gigante de Louise Bourgeois situados en las afueras del museo, ¿qué tiene el Guggenheim que ofrecer a los más pequeños de la casa?

Las exposiciones contemporáneas y vanguardistas del museo son un gran reclamo para los niños, que, esperando quizás ver simplemente cuadros, siempre disfrutan de las exhibiciones. Además, el museo, semanalmente, cuenta con actividades y cursos pensados específicamente para niños de todas las edades.

 

Parque de Juegos
Cerca del museo se encuentra la zona conocida por los locales como la Campa de los Ingleses. En ella encontraréis el parque de la República de Abando, que cuenta con una fantástica zona de juegos infantil, además de algunos chorros de agua que vais a agradecer cuando más aprieta el calor en los meses de verano.  

No se nos puede olvidar el Paseo de Campo de Volatín que, además de recorrer en paralelo la Ría, símbolo y orgullo de Bilbao, te conducirá a un parque infantil de los más coloridos y únicos.

Es único y especial porque está basado en la mitología vasca, con gran número de leyendas y personajes conocidos por los locales. De esta forma, podrán jugar y descubrir parte de la cultura vasca mientras disfrutan del trampolín Marigorringo, la casita de Sorgiña o el laberinto Eguzkilore.

Así estaréis en contacto con la cultura local mientras observáis sus modernos edificios justo frente a vosotros. La definición perfecta de la ciudad; vanguardismo con raíces.

 

La Ría

La Ría es la sangre y columna vertebral de Bilbao, una no se entiende sin la otra. Por esa razón su visita es obligada, pero no sólo pasando sobre ella en alguno de sus numerosos y modernos puentes y pasarelas, como el puente Zubizuri, Euskalduna, La Salve o la pasarela Pedro Arrupe Zubia.

Escolta a tus hijos en una aventura acuática por la ciudad, disfrutando de un crucero por la Ría para convertirlos en verdaderos marineros

 

Museo Marítimo 

Ya hemos hablado de un gran museo y de la Ría. Pero si combinamos ambos conceptos, espacio cultural y agua, sólo nos puede salir el Museo Marítimo de Bilbao. En él, situado donde estaban los Astilleros Euskalduna, se expone el pasado naval y marinero de la ciudad, un guiño al pasado.

Fuera, deja a tus hijos boquiabiertos con la “Carola”, una grúa roja de 60 metros símbolo de las raíces de Bilbao y los diques. En el interior, exposiciones permanentes y temporales, maquetas, embarcaciones reales y talleres y rutas para toda la familia son algunas de las actividades y objetos que te esperan.

 

Tour en bici por Bilbao

En la gran resurgir urbanística de Bilbao, entre el vanguardismo y la modernidad, hay espacio para el respeto a la naturaleza, y así lo demuestran las numerosas zonas verdes y los carriles bici.

Cuando el día lo permita, te recomendamos alquilar una bici en alguna de las numerosas empresas junto a la Ría, que tienen numerosas opciones para niños de todas las edades, incluso bicis holandesas con cesta para los más pequeños de la casa.

 

Entretenimiento indoor

Si luce el sol, las bicis y la Ría te esperan, pero si llueve y quieres disfrutar de Bilbao tras visitar sus museos Guggenheim y Marítimo, aún te queda mucho que ver.

Azkuna Zentroa, centro cultural y de ocio, es un lugar de visita obligada con o sin niños. Sus exposiciones, la disposición de sus increíbles 43 columnas, la propia historia del edificio y sus visitas y talleres para niños, te recomendamos comprobar disponibilidad en su web, lo hacen un lugar único.

Otra parada que te recomendamos, llueva, truene o haga sol, es la librería y juguetería Sopa de Sapo, en la plaza Indautxu. Es un lugar mágico para los pequeños, con una decoración que les encantará, juguetes y libros que os enamorarán a todos. Además, no olvides visitar su web para acudir a alguno de sus talleres.

 

Para los aficionados al fútbol

El estadio de San Mamés, hogar del Athletic de Bilbao, es una obra maestra, una más, de la arquitectura y todo un regalo para cualquier aficionado al fútbol. Entra en su museo y haz uso de su audio guía para una experiencia completa en este templo del fútbol moderno. Además, sorprende a tus pequeños con la posibilidad de saltar al césped y sentirse futbolista al poder marcar un gol al mítico portero Iribar.

 

Cromos en la Plaza Nueva

Otro consejo para los más futboleros. Si vuestra visita llega al domingo, no perdáis la oportunidad de visitar la Plaza Nueva por la mañana, porque allí se reúnen los niños, y no tan niños, de la ciudad para intercambiar cromos de futbolistas y completar así sus colecciones.

 

Súbete a la ola

Bilbao es el País Vasco, y el País Vasco es surf. Sigue a la Ría hasta su desembocadura y busca, en alguna de sus espectaculares playas, la ola perfecta. Existen empresas que enseñarán los movimientos básicos del surf y proporcionarán el material necesario.

La actividad perfecta para acabar tu visita a Bilbao y una experiencia, para cualquier época del año, que tus hijos no olvidarán jamás.

 

 

 

 

Hecho