Experiencias
City stories
Ofertas
Hoteles y destinos
A taste of Bruselas
Bruselas, Bélgica
De una ciudad capaz de exportar el mejor chocolate del mundo y las coles de Bruselas (el nombre no es casualidad) uno puede esperar cualquier cosa. La capital belga es una ciudad de contrastes que te dejará un buen sabor de boca.
Be txikitero, my friend
Bilbao, España
En Bilbao no hay parroquianos, hay txikiteros. Este es el nombre que se da a quienes consumen txikitos, un vasito de vino con el que se alterna en los bares. Be txikitero, my friend. 
From Madrid to heaven (or so they say)
Madrid, España
Uno de los dichos más populares del refranero madrileño dice que solo hay un sitio mejor que Madrid, y es el paraíso. Ya que es difícil visitar este último, empecemos por el primero.
La vieja moderna. Oldie but goldie
Lisboa, Portugal
Lisboa es la capital más antigua de Europa occidental. Pero compagina esta antigüedad con un ambiente rabiosamente moderno. Será porque la belleza nunca pasa de moda.
Tossa de Mar
Tossa de Mar, España
Pola Giverola es un resort ubicado entre dos preciosas calas de aguas turquesa y fina arena, a pocos minutos de Tossa de Mar.
Ofertas y descuentos hechos a tu medida. 
¡Que me lo quitan de las manos, my friend!
Nuestros precios son buenos; nuestras ofertas, mejores. Tenemos descuentos increíbles pensados para ti. Descúbrelos pinchando aquí. ¡Ah! Y recuerda dejarnos tu email para ser el primero en enterarte de nuestras ofertas, eventos y aperturas.
Foodies
Donde fueres, bebe lo que vieres: historia del Marianito
Ver más
|
Visitas imperdibles
Visitas imperdibles
Categorias
Volver
Visitas imperdibles
Una pagoda entre catedrales
29.12.2020

Para apreciar Bruselas hay que mirar al cielo. Las alturas de la capital belga están serradas de pináculos. Torres medievales y agujas de iglesias y catedrales asaetean las nubes. Entre todas estas maravillas del gótico, el modernismo y el art nouveau, desafina un edificio que parece arrancado de su lugar de origen y trasplantado aquí.

Una torre japonesa de 40 metros de altura desentona en el plomizo cielo de Bruselas. El rey belga Leopoldo II la compró, efectivamente, a otro país, pero no fue a Japón sino a Francia.

La exposición Universal de París de 1900 maravilló al mundo con sus construcciones. No tenía una Torre Eiffel (esa se inauguró en la de 1889) pero presentó otros edificios tan icónicos como la estación de Orsay (ahora Museo de Orsay), el Petit Palais, el Grand Palais y el puente Alejandro III. Sin embargo, lo que más impresionó al rey belga fueron una torre japonesa y un pabellón chino.

Decidió comprarlos y trasladarlos a Laeken, a las afueras de Bruselas. En la actualidad, la torre, el pabellón y el Museo de Arte Japonés componen un sugerente Museo del Extremo Oriente. Se encuentran en el interior de un parque, rodeados de árboles. Al llegar la primavera, cuando florecen los almendros, el conjunto se traslada verdaderamente a oriente y confunde al espectador.

La Torre Japonesa está montada sin usar clavos, según la técnica tradicional nipona. En su interior se encuentra la parte de la colección del Museo del Extremo Oriente dedicada a la porcelana decorativa japonesa. Se inauguró en 1905 tras una gran fiesta en el parque. Desde entonces, se integró en el paisaje belga.


El Pabellón Chino tiene menos altura, pero es igualmente impresionante. Sigue la estética tradicional china y es más recargado, dorado y estridente. Juntos componen una estampa diferente y muy recomendable.


Los edificios han sido cerrados al público de forma indefinida, pero su encanto reside en el conjunto arquitectónico y la paz que se respira en el parque. Solo por eso bien merecen una visita.

Hecho