Grupos
Experiencias
City stories
Ofertas
Destinos
A taste of Bruselas
Bruselas, Bélgica
De una ciudad capaz de exportar el mejor chocolate del mundo y las coles de Bruselas (el nombre no es casualidad) uno puede esperar cualquier cosa. La capital belga es una ciudad de contrastes que te dejará un buen sabor de boca.
Be txikitero, my friend
Bilbao, España

En Bilbao no hay parroquianos, hay txikiteros. Este es el nombre que se da a quienes consumen txikitos, un vasito de vino con el que se alterna en los bares. Be txikitero, my friend.

De Madrid al cielo(o eso dicen)
Madrid, España
Uno de los dichos más populares del refranero madrileño dice que solo hay un sitio mejor que Madrid, y es el paraíso. Ya que es difícil visitar este último, empecemos por el primero.
 
 

 

La vieja moderna. Oldie but goldie
Lisboa, Portugal

Lisboa es la capital más antigua de Europa occidental. Pero compagina esta antigüedad con un ambiente rabiosamente moderno. Será porque la belleza nunca pasa de moda.

 
Ofertas y descuentos hechos a tu medida. 
¡Que me lo quitan de las manos, my friend!
Nuestros precios son buenos; nuestras ofertas, mejores. Tenemos descuentos increíbles pensados para ti. Descúbrelos pinchando aquí. ¡Ah! Y recuerda dejarnos tu email para ser el primero en enterarte de nuestras ofertas, eventos y aperturas.
Cultura y arte
Un paseo por Molenbeek, el barrio más moderno de la capital
Ver más
|
Cultura y arte
Un paseo por Molenbeek, el barrio más moderno de la capital
Visitas imperdibles
Categorias
Volver
Cultura y arte
Un paseo por Molenbeek, el barrio más moderno de la capital

La mejor forma de conocer una ciudad es patearse sus barrios. Recorrer sus callejuelas sin rumbo fijo, sin sacar el móvil para consultar Google Maps ni para hacer una foto. Pasear sin prisa y con pausas, dispuesto a pararse a admirar un escaparate, a degustar una cerveza o a entrar en una exposición sin haberlo planeado. Es la forma de captar el ambiente de una ciudad, de tomarle el pulso. Uno de los barrios donde es fácil hacer esto, uno de los rincones con más personalidad de Europa, es el barrio de Molenbeek.
 
En pleno centro de Bruselas se esconde un barrio multicultural en el que la incipiente gentrificación no ha supuesto renunciar a su personalidad. Muchos turistas lo ignoran y eso lo hace aún más atractivo a ojos del verdadero viajero. El epicentro cultural del barrio se encuentra en el MiMA. Aquí no encontrarás pinturas enmarcadas, sino dibujadas directamente sobre las paredes de esta antigua destilería de cerveza. Grafiti, diseño gráfico, tatuajes, cómics y artes plásticas componen un museo 2.0 que presta especial atención a la cultura de internet.
 
Más clásico es el Museo de Industria y Trabajo de Bruselas, en el que el visitante podrá conocer el pasado industrial de la ciudad. El espacio se convierte aquí en parte de la historia que cuenta, pues es una antigua fábrica abandonada. Merece la pena informarse de las numerosas e interesantes exposiciones temporales.


Cualquier día es bueno para perderse por Molenbeek, pero si lo haces un domingo, puedes encontrarte con su mercadillo gastronómico en la Place Comunale. Las cocinas de todo el mundo están a distancia de un par de puestecillos: kosher, halal, griega, italiana. Es como una pequeña delegación de la ONU, pero mucho más sabrosa.

 

Si no estás para experimentos internacionales y quieres probar un poco de gastronomía local, acércate a la Brasserie de la Senne, una de las tres cervecerías que se encuentran en Bruselas. Puedes conocerla con ayuda de un guía o ir directamente a lo importante y pedir una buena cerveza y algo de picar.


Continuamos el paseo, parándonos a admirar bellezas arquitectónicas como el castillo de Karreveld o la iglesia de San Juan Bautista, una muestra muy particular de arquitectura art déco del célebre arquitecto belga Joseph Diongre. 


Los edificios son muy bonitos, pero una décima parte del barrio de Molenbeek es naturaleza pura y dura. Con más de 50 hectáreas de extensión, Scheutbos es más que un parque. En él puedes encontrar todo tipo de aves, además de algunas vacas pastando, aunque sus habitantes más famosos son bastante pequeños. Hay más de 20 tipos distintos de mariposas aleteando en este parque. Así que estate atento.


Es difícil decir adiós a Molenbeek, pero si hay que hacerlo, no hay mejor forma que una noche en el Café de la Rue. No te dejes engañar por el nombre, más que un expreso, aquí te puedes tomar un buen gin-tonic. Lo harás acompañado de la mejor música en directo de la ciudad. Esta sala de conciertos es famosa en toda Bruselas y los mejores saxofonistas de jazz se dejan caer por este local con aires retro. Un broche de oro para una jornada en el barrio más vibrante de esta capital europea.

Hecho